jueves, 16 de octubre de 2014

Complicado.

Cada día entiendo menos a las personas, en cuanto a sentimientos se refiere estoy bastante confuso.
La verdad es que ha llegado el punto en el que parecemos sacos de huesos andantes, sin ningún tipo de coherencia sobre lo que decimos, sentimos o incluso hacemos. Bastante patético.
Entiendo que se dejen escapar sentimientos que hacen mal, o incluso cosas que provocan ese tipo de sentimientos. Yo he llegado a estar en un lugar en el que la persona que estaba a mi lado sufría, y no se lo recomiendo a nadie, entiendo que escapara de mí.
Lo que no entiendo es lo contrario. Sí, dejar escapar sentimientos positivos. La verdad que en ninguna de las maneras me plantearía hacerlo yo, de ninguna de las formas, salvo que me obliguen. Por supuesto que si desaparece la cosa que te hace sentir ese tipo de cosas te obligan a dejar escapar ese tipo de sentimientos.
Yo no soy un saco de huesos sin sentimientos, soy una manera sentimental de ver las cosas con cuerpo. Así me va, pensará mucha gente. Pero yo si hay algo que me hace sonreir todos los días con su presencia no lo dejaría escapar, porque eso me hace feliz. Sonreir me hace feliz, y esa cosa me hace feliz.

Tenemos la costumbre de deshacernos de lo que nos hace sonreir, porque ahora sonreir nos complica la vida. Y claro, no queremos ser felices, si eso va a ser complicado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario