lunes, 13 de octubre de 2014

Ambigüedad

No tenía nada de esto planeado, ni pensado. Ni escrito en mi hoja de cosas por hacer. Bueno, tenía todo en las cosas que quería sentir, supongo que como casi todo el mundo que pasa por algo parecido.
En este mundo te dan y te quitan tan rápido como un coche de Fórmula 1, es como ilustrar la muerte viendo pasar tu vida entera ante tus ojos antes, solo pasa en un instante.
No puedes pensar mucho las cosas porque luego realmente dejas de vivirlas y sentirlas, pero tampoco puedes ser una persona que quiera sentir o luche por los sentimientos, antes que por cualquier otra chorrada. De todas formas te tacharán de alguna cosa.
No puedes confiar en que algo vaya a salir tal y como esperas por mucho que halla señales o indicios de ello, ni puedes sentir algo que no guste a los demás, sobre todo si tiene algo que ver con ellos.
Al final el control es el descontrol, las esperanzas son mentira, las mentiras son verdad y todo porque damos y quitamos como si fuera todo así de fácil. Y no es así de fácil.
Ni confianza, ni esperanza, ni ilusión. Para mí ya no hay sonrisas que me iluminen ni miradas que me engatusen, ni caricias que desee, ni cariño que añore. Ya no hay nada, solo ambigüedad. Solo un quiero pero no, un si no si, un extraño.

Ambigüedad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario