lunes, 20 de octubre de 2014

Inevitable.

                Es inevitable sentir frustración al ver algo precioso dentro de una urna de cristal. No poder tocarlo ni apreciarlo entre tus manos.
                Se te pasan miles de locuras por la cabeza para poder disfrutar de ese sentimiento, para alcanzar eso que tanto deseas. Para liberar tus sentidos y vivir un momento único.
                En la vida se levantan muros, y a veces no se pueden romper. Puedes intentarlo con todo tipo de métodos, asediarlo o escalarlo, y no conseguir absolutamente nada. Otras veces se agrietan poco a poco con el paso de los tiempos, o con la fuerza de tu voluntad.
Cuando se rompen, te das cuenta de que hay más, y más, y más… y de que si quieres seguir conociendo caminos nuevos, vidas nuevas, momentos nuevos tendrás que seguir luchando. Y así toda la vida.
A veces, te plantearás no seguir rompiendo muros, no seguir luchando por atravesar mundo y sentir cosas nuevas. Pero llegará un momento en el que dirás que no tiene sentido no arriesgarlo todo, para quedarse en un sitio que no te llena nada.
Al final, sacarás fuerzas de donde no las hay, e intentarás romper ese cristal y disfrutar del momento de tener entre tus manos esa reliquia, ese tesoro tan bonito, que te ha hecho sentir por un momento así. Como si solo tenerlo fuera suficiente.

Así, de esa manera.

viernes, 17 de octubre de 2014

Hielo, Fuego.

Fuego intenso,
Vivo, denso y con color,
Sólo temor, sólo pienso
En lo que siento.

Da vueltas por mi cuerpo,
Por mi alma vacía,
Esperando el momento
De sentir una caricia.

No hay manera de que alcanze
El corazón, con un baile,
Con un tango de sal
Que me quita el aire.

Hundido en la tierra
Sin agua, con arenas que se mueven
Donde la pierna se queda
Donde el alma se quema.

Hielo firme,
No hay quien no se fije en ti,
¿El fuego te derrite?
No, el fuego deja de vivir.

Mientras crea fantasía
Nervios en los adentros
Mi cueva se limpia
Sola con sus lamentos.

Quien juega con fuego se quema, pero el hielo también, y no es un juego, si no un sentimiento que no puede dejar de ser.

jueves, 16 de octubre de 2014

Complicado.

Cada día entiendo menos a las personas, en cuanto a sentimientos se refiere estoy bastante confuso.
La verdad es que ha llegado el punto en el que parecemos sacos de huesos andantes, sin ningún tipo de coherencia sobre lo que decimos, sentimos o incluso hacemos. Bastante patético.
Entiendo que se dejen escapar sentimientos que hacen mal, o incluso cosas que provocan ese tipo de sentimientos. Yo he llegado a estar en un lugar en el que la persona que estaba a mi lado sufría, y no se lo recomiendo a nadie, entiendo que escapara de mí.
Lo que no entiendo es lo contrario. Sí, dejar escapar sentimientos positivos. La verdad que en ninguna de las maneras me plantearía hacerlo yo, de ninguna de las formas, salvo que me obliguen. Por supuesto que si desaparece la cosa que te hace sentir ese tipo de cosas te obligan a dejar escapar ese tipo de sentimientos.
Yo no soy un saco de huesos sin sentimientos, soy una manera sentimental de ver las cosas con cuerpo. Así me va, pensará mucha gente. Pero yo si hay algo que me hace sonreir todos los días con su presencia no lo dejaría escapar, porque eso me hace feliz. Sonreir me hace feliz, y esa cosa me hace feliz.

Tenemos la costumbre de deshacernos de lo que nos hace sonreir, porque ahora sonreir nos complica la vida. Y claro, no queremos ser felices, si eso va a ser complicado.

lunes, 13 de octubre de 2014

Ambigüedad

No tenía nada de esto planeado, ni pensado. Ni escrito en mi hoja de cosas por hacer. Bueno, tenía todo en las cosas que quería sentir, supongo que como casi todo el mundo que pasa por algo parecido.
En este mundo te dan y te quitan tan rápido como un coche de Fórmula 1, es como ilustrar la muerte viendo pasar tu vida entera ante tus ojos antes, solo pasa en un instante.
No puedes pensar mucho las cosas porque luego realmente dejas de vivirlas y sentirlas, pero tampoco puedes ser una persona que quiera sentir o luche por los sentimientos, antes que por cualquier otra chorrada. De todas formas te tacharán de alguna cosa.
No puedes confiar en que algo vaya a salir tal y como esperas por mucho que halla señales o indicios de ello, ni puedes sentir algo que no guste a los demás, sobre todo si tiene algo que ver con ellos.
Al final el control es el descontrol, las esperanzas son mentira, las mentiras son verdad y todo porque damos y quitamos como si fuera todo así de fácil. Y no es así de fácil.
Ni confianza, ni esperanza, ni ilusión. Para mí ya no hay sonrisas que me iluminen ni miradas que me engatusen, ni caricias que desee, ni cariño que añore. Ya no hay nada, solo ambigüedad. Solo un quiero pero no, un si no si, un extraño.

Ambigüedad.

jueves, 9 de octubre de 2014

Menudo lio.

Una operación a corazón abierto, un concierto de flechas  atravesaron mis adentros. Cada una de la manera más fuerte y más oscura, más acción y sangre y menos ternura, no hay opción valida de supervivencia.
Ciego por la experiencia de la unión a un sentimiento, sordo por las secuelas del amor roto y mudo por la indiferencia hacia el mundo. Levantarse es una opción, aunque no hay ganas de llevar a cabo dicha misión, sin color sin vida. Un laberinto sin salida.
Sin guia de instrucciones que me oriente en este mar, no hay ni un bien ni un mal, ni se va a hundir. Flotando como una botella con mensaje por el agua, el rumbo las olas lo marcan, se la lleva la marea.
Esta nublado como en los peores días de invierno, el frio eterno. La luz brilla, por su ausencia. La felicidad, si existe no se conoce, la superación aparece y se desvanece. Tormenta sonora, más que lluvia rayos y truenos, miedo...
Sin comerlo ni beberlo, una flor nace del suelo. Un tallo, crece poco a poco, y sin saber como toman sentido. Todas esas cosas que se han vivido, el laberinto, el mensaje, el frio y el miedo.
Menudo lio.

lunes, 6 de octubre de 2014

Remedios, opciones.

No existe un remedio claro para la superación de los peores momentos que puedas vivir. Todo el mundo te puede decir que el tiempo lo cura todo y tu creertelo o no., pero al final tu decides cuando pasas a la siguiente etapa.
Muchas personas usan la opción de que un clavo saca otro clavo y viven en un mundo ideal ficticio del que algún día saldrán y se darán cuenta de que han lastimado a personas que no se lo merecian.
Otras si no pueden con una le dan a todas. Total si disparo treinta tiros seguro que en alguno acierto, disparando uno no se si voy a matar el recuerdo o a dejarlo más herido y se me va a resentir.
Estan también las afortunadas que encuentran a esa persona que busca lo mismo que ellas y acaban con el tiempo unidos de alguna forma, aunque eso no significa que las opciones de olvidas o de estar mejor puedan darse con certeza. Simplemente es un revulsivo, que puede o no salir bien.
Finalmente, están los que no buscan ni encuentran. Los que prefieren vivir atados a un recuero, morir sintiendo eso que en aquel momento les hacia sentir mejores, les hacia sentir vivos.
¿Y si no hay opción ni remedio? Si solo vale asimilar que el amor por algo viene y va por culpa de sentirnos unidos a personas. Cuando realmente se deberia sentir eso por momentos, por sentimientos.
El problema es que los momentos y los sentimientos, también vienen y van.

viernes, 3 de octubre de 2014

El corazón nunca olvida.

No me arrepiento de nada de lo que he pasado, ni de sentir lo que he sentido. No tiene ningún sentido negar que después de uno de los mejores momentos de la vida de cada uno, vienen tiempos en la sombra.
Tampoco se puede hundir uno en la autocompasión, aunque la mayoría de veces sucede. Como ha podido pasar, que he hecho mal, que he hecho yo para merecer esto… Si, continuamente.
Sobre todo cuando al contarlo, todos aconsejan de la manera más fácil y de la manera más cruel posible. Saben de lo que hablan y lo hacen por tu bien, pero tú no lo sabes. Ni lo sabrás hasta que te toque a ti estar en esa posición, que ojala nunca suceda.
Estas cosas son las que demuestran que la vida se va o se viene en un chasquido de dedos, que cambia continuamente y que puedes verte en lo mejor o lo peor en cuestión de segundos.
Pero no todo cambia, porque el querer a alguien el amar a alguien no se va tan rápido, y no se irá. Quien olvida es que realmente no ha amado. Eso se guarda en un hueco del corazón hasta la eternidad, como un sentimiento no como una persona, como el sentimiento por “algo”, no se puede decir el que, que te hacía sentir mejor cada día, que cada momento tenía un sentido loco, extraño, ilógico.
Eso no significa que al superar, al pasar la página del libro… quieras volver a sentir no lo mismo, porque cada momento lo sentimos de distinta manera. Si no la misma cara iluminada, las mismas ganas, la misma ilusión. Porque no se puede controlar quien te puede hacer sentir algo así, o que te puede hacer sentir algo así. No se puede escapar a ello, no se puede ignorar. Simplemente se volverá a vivir.

Pero cuando lo dejes de vivir no olvidaras lo sentido, ni que te hizo sentir eso. Porque quien realmente ama, nunca olvida.

domingo, 28 de septiembre de 2014

Estes o no.

No pasa un dia sin que piense en todo lo que he pasado desde que escribi mi ultima entrada. Si, habia abandonado por completo la costumbre de escribir, realmente la costumbre de afrontar solo distintos aspectos de mi vida.
Cuando algo termina de manera inesperada te das cuentas de las vueltas que da la vida de un segundo para otro. Para mi todo en general pasa demasiado rapido, nunca sabes cuando algo se queda contigo el tiempo suficiente, ni si el momento dura el tiempo justo.
Todo va y viene al ritmo que marca la banda sonora de cada una de sus vidas, y llega un momento en el que un instrumento no tiene porque formar parte de esa orquesta. Muchas veces porque el compositor en la creacion del arte no visualiza esa opcion de ninguna de las maneras, y otras simplemente porque no podia forzarse mas su aparicion.
En otros casos ocurre totalmente lo contrario, esa cosa tan importante que no cabe la posibilidad de vivir sin ello. Por ejemplo, un informatico y su ordenador. O un amante de cualquiera de las millones de opciones que hay en el mundo, forman parte de la personalidad de ese ser, de esa vida.
Pues juntando ambas situaciones, se da una de las peores vivencias. Cuando a alguien se le quita eso que tanto le marca o le identifica, porque no se baila al mismo ritmo, o la composicion no es la adecuada o simplemente por quitarsela.
Cualquiera le diria que buscara otras formas, otras cosas con las que identificarse, ya que el mundo esta lleno de ellas. Pero te paras a pensar un segundo, y eso conlleva que el cambie, que ya no sea el mismo y que ya no le identifiquemos como la persona que hasta ahora era.
Cuando algo forma parte de tu vida tanto tiempo, es imposible imaginarte si quiera un futuro sin ello. Para mi por lo menos es imposible cambiar lo que soy y con lo que me identifico, y hoy por hoy me identifico solo con una cosa.
Quiza los consejos que vendemos a los demas son los que menos aplicamos cuando somos nosotros los que estamos en situacion, o simplemente hasta que no se vive no se puede apreciar como se pasa.
Y es que a veces no quieres dejar el viaje, que se aleje de ti, no quieres cambiar. No quieres dejar atrás todo aquello.
Mi tren pasa todos los dias a las once por la estacion y yo no me bajo. Porque quiero verlo pasar y apreciar su viaje, sus paradas y los paisajes, y no se si me bajare. Porque prefiero ser yo, prefiero seguir identificandome como soy, y si esta es la unica manera de estar unido a esa cosa...

 A veces hay cosas que desde el primer momento en el que las ves forman y formaran parte de ti, sean o no tuyas, esten o no contigo.