jueves, 31 de octubre de 2013

Cuenta Pendiente

La eterna cuenta pendiente,
Profundo pensamiento deja de atormentar
Mi mente, déjame en paz
Déjame tranquilo.

Consciente de un acelerado latido
Presa de un pensar obsesivo,
De un sentimiento activo,
Déjame querer relajado.

Dar de lado preocupación y llanto,
Andar sin un bastón del brazo,
Sin unas muletas en las manos
Para no andar el suelo.

Suelo duro, suelo oscuro,
Difícil de caminar maldito,
Difícil de avanzar como un jardín
De rosas, porque tiene que pinchar.

Tiene que sangrar, caer dolor
Bañar el suelo con un océano
De color rojo mermado, véalo.

Secarse, parar cual hemorragia
Cual charco de agua al sol,
Cambiar y volver a ver el sostén
Que pisar no has querido.

Visión que oscila cual péndulo da
Vueltas cual tiovivo, una idea fuerte
Cual golpe de martillo, cual ímpetu
De un incrédulo diferente.

Personaje que se ve,
Y que se mira, y que piensa
Que no hace falta ni muletas ni bastón

Para seguir en esta vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario