miércoles, 2 de enero de 2013

Lo difícil.


                Lo difícil en los deportes, en la música o en las ventas habitualmente no es llegar arriba. Suene o no raro, eso es lo mas fácil comparado con lo que vendrá después. Hay que mantenerse a buen nivel, adaptarse al gusto y saber innovar, habrá que coger por costumbre cambiar de retos o de residencia, estar mucho tiempo fuera de casa o poder sentirse rechazado.
                Aunque no se crea en casi todo es igual, siempre se llega antes a la cima de lo que se piensa, pero también se desciende de una manera más dolorosa. Sentirnos amados u odiados en cuestión de milésimas de segundo, es un buen ejemplo. Acabar bien el año con ganas y empezar otro desolado, también sucede en cuestión de minutos.
               La vida enseña a no aferrarse a nada, porque en cada cosa que se deposite algo por muy pequeño que sea de la gran ilusión que llevamos encima, cuando pase un momento, ya no será igual.
                Un momento como este.
               
                O este…
                Es entonces cuando todo lo que ha costado llegar a conseguirlo, se esfuma por no haber sabido mantenerlo. Cuando este pequeño instante, se lleva todo por delante, y recupera el camino que se ha hecho para llegar hasta ahí. Como un tren, pasa por delante de tus ojos, para que veas como ya no estas subido a él.