jueves, 17 de noviembre de 2011

Los bailes imposibles.

  Muchas veces no hay una explicacion suficiente, como para hacernos ver las cosas. Por mucho que las hablemos, las expresemos, en definitiva... intentemos dejarlas claras. No se llegan a ver, y vale... es verdad, la realidad no es como se pinta, si no como nuestros propios ojos la ven.
Aun asi no es necesario, pasarse el dia dando y hablando de motivos de razones y de que todos vean como haces las cosas y el porque. Es verdad que todo tiene una causa, que todo tiene un efecto... la mayor parte de las veces es eso, lo que nos mueve a quererlo saber todo, hasta lo que realmente no deberiamos saber.
Todo el dia marcandonos un baile con la persona que lo quiere saber todo, y la persona que pasa de todo. Extremistra, pero realidad. Pasamos de querer hablar las cosas, de querer motivos, causas, efectos, razones... a pasar de todo en una decima de segundo. Lo peor de todo es que luego lo dificil es buscar un termino medio,  no abusar a la hora de ser curioso, y no ser tan descuidado o pasota como para acabar asi.
Pasa igual a la hora de querer compañia o querer estar solo. Tan rapido queremos compañia como nos queremos distanciar de la multitud, y puede que sea coincidencia que siempre sea cuando no encontramos lo que nos falta. Cuando queremos estar solos, siempre aparece alguien que nos rompe los esquemas... y cuando queremos compañia, la que tenemos no nos llena lo suficiente.
No es que no apreciemos lo que tenemos, o que seamos insaciables. Simplemente puede que sea indecision, somos indecisos. Pero tambien cuando somos decididos nos surgen dudas de ese calibre. Un arma bastante peligrosa, que lleva un gran peso consigo.
No, no hay problema. Tampoco es una critica. Pero dejamos que nos lleve el miedo, que nos aten las dudas, que nos invada la soledad y que nos maten las personas. Y no, no tiene porque ser asi, coge tus cascos... musica, y deja que te lleve ella, que te ate tu corazon, que te invada tu mundo y que te mate el tiempo.
Y si te parece imposible, piensa que los imposibles tambien existen. Que la razon puede acabar por perder la razon, y que el corazon puede ganar cualquier batalla. Por eso hablo con el corazon, porque mi mente esta loca.

1 comentario:

  1. La soledad es una compañera demasiado fiel, siempre está ahí para acompañarnos, incluso cuando tenemos a nuestros amigos o familiares alrededor de nosotros. Viene cuando no se la llama y se va sin que nos demos cuenta. El problema es que a veces no sabemos cuando es el momento de dejarla, de romper su muro y de disfrutar de la gente de cada día.

    ResponderEliminar