jueves, 17 de noviembre de 2011

Los bailes imposibles.

  Muchas veces no hay una explicacion suficiente, como para hacernos ver las cosas. Por mucho que las hablemos, las expresemos, en definitiva... intentemos dejarlas claras. No se llegan a ver, y vale... es verdad, la realidad no es como se pinta, si no como nuestros propios ojos la ven.
Aun asi no es necesario, pasarse el dia dando y hablando de motivos de razones y de que todos vean como haces las cosas y el porque. Es verdad que todo tiene una causa, que todo tiene un efecto... la mayor parte de las veces es eso, lo que nos mueve a quererlo saber todo, hasta lo que realmente no deberiamos saber.
Todo el dia marcandonos un baile con la persona que lo quiere saber todo, y la persona que pasa de todo. Extremistra, pero realidad. Pasamos de querer hablar las cosas, de querer motivos, causas, efectos, razones... a pasar de todo en una decima de segundo. Lo peor de todo es que luego lo dificil es buscar un termino medio,  no abusar a la hora de ser curioso, y no ser tan descuidado o pasota como para acabar asi.
Pasa igual a la hora de querer compañia o querer estar solo. Tan rapido queremos compañia como nos queremos distanciar de la multitud, y puede que sea coincidencia que siempre sea cuando no encontramos lo que nos falta. Cuando queremos estar solos, siempre aparece alguien que nos rompe los esquemas... y cuando queremos compañia, la que tenemos no nos llena lo suficiente.
No es que no apreciemos lo que tenemos, o que seamos insaciables. Simplemente puede que sea indecision, somos indecisos. Pero tambien cuando somos decididos nos surgen dudas de ese calibre. Un arma bastante peligrosa, que lleva un gran peso consigo.
No, no hay problema. Tampoco es una critica. Pero dejamos que nos lleve el miedo, que nos aten las dudas, que nos invada la soledad y que nos maten las personas. Y no, no tiene porque ser asi, coge tus cascos... musica, y deja que te lleve ella, que te ate tu corazon, que te invada tu mundo y que te mate el tiempo.
Y si te parece imposible, piensa que los imposibles tambien existen. Que la razon puede acabar por perder la razon, y que el corazon puede ganar cualquier batalla. Por eso hablo con el corazon, porque mi mente esta loca.

viernes, 4 de noviembre de 2011

Distance.

La distancia mata, la distancia es algo bastante malo que normalmente hace disipar sentimientos, que normalmente hace mas dificil una relacion. Provoca tristeza.
Todo eso es cierto, pero yo me quedo con lo de "Provoca tristeza", porque hay una distancia peor que pasamos por alto la mayoria de las veces, menos cuando estamos de bajon o nos lo echan en cara.
La distancia entre la vida que tenemos y la que realmente queremos tener. Siempre estamos aconsejando que hay que ir a por lo que se quiere, que hay que hacer lo que se quiere, luchar por lo que se quiere. Y vale, en muchas cosas podemos lograr ese exito, o podemos logralo. 
En esta no, por mucho que luchemos por la que queremos tener...nunca acabamos de satisfacernos lo suficiente como para decir, "Esta! Esta es la vida que quiero". Y no es ambicion propia o que seamos insaciables. Cosa que tambien somos, ambiciosos e insaciables, pero no voy a hablar de ello.
Todo es porque siempre nos falta algo, siempre dejamos cosas atras, personas atras. Siempre cambiamos de momento, y a veces ni los momentos llenan lo suficiente el espacio de nuestra mente como para que lleguemos a creernos que estamos totalmente agusto con todo lo que estamos viviendo.
Los sentimientos tambien son los mismos siempre, pero cambiados de lugar, cambiados de tiempo, cambiados de objetivo y de victima. Entonces, muchas veces tambien asumen un gran papel en esta obra. Muchas veces son los culpables de que no veamos las cosas como las queremos ver.
Y es que no siempre es suficiente con tener o querer algo, a veces hay que saber verlo y sentirlo. Realmente creerte tu mismo lo que tienes en tus manos y lo que puedes dejar escapar, para poder jugarte, para poder ser totalmente claro.
En definitiva todo se resume a ganas, ganas de seguir adelante, aunque a veces ni soñar es suficiente para llegar al mundo donde querrias vivir.

miércoles, 2 de noviembre de 2011

Dificil, complicado.

El sufrir de esta manera no tiene arreglo. Es algo que se pasara solo, si quiere. No tengo ninguna manera de sacar de mi cabeza lo que no puedo hacer, pero cuanto lo deseo. Con tanta ansia, con tantas ganas.
Puedo verlo, puedo sentirlo... a veces cerca y a veces lejos. Puedo rozarlo, pero no tocarlo. Puedo oirlo, pero no llego a escucharlo porque mi pensamiento no me deja. Es una tremenda frustracion, es una tremenda agonia.
No puedo tener miedo, es algo normal. No puedo temer a algo que es imposible que pase. No puedo asustarme de algo que no va a hacer acto de presencia. No va a ser un precioso atardecer, no va a ser una noche iluminada por las estrellas, va a ser una mañana de niebla en la que no sabre lo que me deparara el tiempo.
No voy a arriesgar con palabrerio, haria lo imposible. Pero tampoco es lo correcto, ni lo debido. No puedo, no. No debo, no. Me reprimo, me limito, me restrinjo.
Como el roce de unos labios, que saben que jamas volveran a juntarse. Como las caricias de una noche de lujuria, de fiesta, de desfase... que tienen el sentido que cobraran la mañana siguiente. Como la mirada atractiva entre dos desconocidos que se atren, imposile que se repita de la misma manera.
El tacto no lo puedo satisfacer, en el gusto no lo puedo ni pensar, el olfato no tiene mucha importancia pero se queda a medias, el oido no acaba de ser de ayuda... y la vista, es la vista. Ver lo que el corazon siente, o lo que la mente piensa. Complicado.
Complicado, aguantar. Complicado, no pensar. Complicado, no sentir. A veces lo facil se vuelve dificil. Como todo lo que es simple, antes ha sido complicado.
Es dificil, y lo dificil puede ser complicado.