martes, 4 de octubre de 2011

Me he perdido.

Creo que me he perdido,
pienso cosas sin sentido,
escribo y plasmo todo lo que digo,
pero sigo sin sentirme vivo.

No estoy triste, ni deprimido,
tengo mi cuerpo comprimido,
continuo siendo un crio de diecinueve,
que se ilusiona como un niño de nueve.

Me cuesta encontrarme agusto,
sobre todo cuando llueve,
no pienso avanzar un lustro,
sin que aparezcas, sin verte.

La luz, el sol,
mi cruz, mi amor,
el cielo, el infierno,
mi alma, mi dama...

Encuentrame! y traeme de vuelta,
aunque se que volver cuerdo
al alguien que esta loco, es mal consuelo
y cuento con que eso cuesta.

Entonces no me traigas de nuevo,
dejame enloquecer y crecer
sin saber donde me encuentro,
aunque creo que eso ya lo se.

Estoy en medio de un mundo,
en el que a la lluvia le pusiste un punto,
y final; y la verdad me alegró
pase sin quererlo a una situacion mejor.


Ahora estoy nervioso, tengo miedo,
aunque sepa que malo no hay nada,
ya me he encontrado, quieto
en tu cama, soy un espia debajo de tus sabanas.

Creo que no me he perdido,
he estado toda mi vida sentado,
esperando hasta que has aparecido
y fijate hasta donde me has llevado.

Estoy sonriente, y feliz,
gracias a tenerte cerca,
tu haces que yo solo me crezca
nada seria igual sin ti.

Ya no me cuesta estar bien,
quien me lo iba a decir,
encontre lo mas bello,
un gran interior,
con una suave piel,
todo ello para dejarme sentir.

Esto tan grande,
en lo que me has convertido,
no quiero volver, sin pensarme,
sin dejarte claro,
que te quiero conmigo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario