jueves, 27 de enero de 2011

El amor y el odio.

La llama del fuego dentro de un mar de lagrimas.

El todo dentro del vacio

Lo abstracto dentro de lo real.

Lo ciego dentro de la vista.

Algo que fue dentro de algo que es.

La muerte dentro de la vida.

El amor dentro del odio.

Un mar de lagrimas seca la llama de un fuego, que era todo, el todo que reinaba dentro de un vacio inmenso. Cuando lo abstracto era lo real, cuando todo daba igual y eso ala vez era nada. Cuando la vista era ciega, pero aun asi veias, todo lo bonito que puede llegar a ser algo. Cuando el algo que fue se convirtio en algo que era, en algo real... en algo abstracto. Cuando la muerte se congelaba dentro de la vida, y el tiempo se paraba para disfrutar... Cuando el amor ganaba el pulso al odio, en su propio terreno.

La tierra undida por el mar.

El vacio dentro del todo.

Lo real dentro de lo abstracto.

La vista dentro de lo ciego.

Algo que es dentro de algo que fue.

La vida dentro de la muerte.

El odio dentro del amor.

La tierra que tanto habias cuidado es undida por el mar, que desato su furia contra tu propio continente. El vacio se coniverte en todo, todo devastado todo destruido, el todo se convierte en la nada. La realidad toma poder sobre lo abstracto, la fantasia se muere, la fantasia se marchica cual flor, desaparece entre las sobras de un mundo lleno de colores lugrubes. La vista recupera su postura por encima de lo ciego, y ves el horizonte tan borroso como todo desde tus pies en adelante. El algo, que ahora es... se presenta firme y recio al algo que fue, y no se torcera. La vida se adentra en la muerte poco a poco, a medida que el tiempo pasa... Cuando el odio gana el pulso al amor, en su propio terreno.

El odio y el amor van unidos de la mano, pero hay veces en las que el amor y el odio sueltan tu mano...

No hay comentarios:

Publicar un comentario