domingo, 28 de noviembre de 2010

Abrigo, chaqueta y camiseta.



Cada día que pasa está más lejos de volver a ser lo que era. Antes estaba agusto, quizás porque podía refugiarme en algo o en alguien, que aunque me cueste admitir necesitaba. Hay diferentes formas de refugiarse en algo o alguien... ni que decir tiene.
Prefería estar como antes, la verdad es que si, era menos incomodo hablar, callar... No sé en general era más placentero. Me lo pasaba mejor. Incluso estaba más arropado.
Ahora llega el invierno, y tengo una cazadora de plumón que me abriga muchísimo, pero dentro de ella no llevo nada más. Antes por lo menos tenia mi camiseta de manga corta y otra chaquetita que poco a poco se hacía notar, a medida que bajaban las temperaturas.
La camiseta la guardé y ya no la uso. La verdad acabe arto de ella, pero me sigue pareciendo comoda y espero volver a usarla.
La chaqueta directamente se me rasgo, y no la pude arreglar. Estoy triste por ello, era mi chaqueta preferida. Me gustaba llevarla simplemente, todos los días y a todas horas. Era muy comoda. Me ofrecieron otra chaqueta de la misma marca, parecida... pero dije que no... preferia no llevar nada, a llevar otra.
Esto hace que mi temperatura corporal sea mas autosuficiente, tenga mas capacidad de estar a -30 grados y aparentar estar caliente.
Aunque solo se que cada una de esas prendas, para mi tenian vida. Un significado, y que nada será igual.

No hay comentarios:

Publicar un comentario