domingo, 28 de noviembre de 2010

Abrigo, chaqueta y camiseta.



Cada día que pasa está más lejos de volver a ser lo que era. Antes estaba agusto, quizás porque podía refugiarme en algo o en alguien, que aunque me cueste admitir necesitaba. Hay diferentes formas de refugiarse en algo o alguien... ni que decir tiene.
Prefería estar como antes, la verdad es que si, era menos incomodo hablar, callar... No sé en general era más placentero. Me lo pasaba mejor. Incluso estaba más arropado.
Ahora llega el invierno, y tengo una cazadora de plumón que me abriga muchísimo, pero dentro de ella no llevo nada más. Antes por lo menos tenia mi camiseta de manga corta y otra chaquetita que poco a poco se hacía notar, a medida que bajaban las temperaturas.
La camiseta la guardé y ya no la uso. La verdad acabe arto de ella, pero me sigue pareciendo comoda y espero volver a usarla.
La chaqueta directamente se me rasgo, y no la pude arreglar. Estoy triste por ello, era mi chaqueta preferida. Me gustaba llevarla simplemente, todos los días y a todas horas. Era muy comoda. Me ofrecieron otra chaqueta de la misma marca, parecida... pero dije que no... preferia no llevar nada, a llevar otra.
Esto hace que mi temperatura corporal sea mas autosuficiente, tenga mas capacidad de estar a -30 grados y aparentar estar caliente.
Aunque solo se que cada una de esas prendas, para mi tenian vida. Un significado, y que nada será igual.

jueves, 25 de noviembre de 2010

Frio.




       Hoy hace -3 Grados. Mucho frio, las manos se me han congelado mientras estaba en la calle. Llovia de vez en cuando y encima dicen que a la noche va a nevar.

Encima la nieve se congelara y me caere, como de costumbre y me hare daño. La verdad, es que normalmente mis botas no agarran mucho.

Me gustaria ser como el hielo, o como el invierno... frio, muy frio. La verdad no se si me iria mejor, pero me da igual. Y creo que me estoy aproximando... no tengo el corazon tan frio desde hace 3 meses. Cuando tube que hacer un gran sacrificio.

Ahora por fuera tengo calor, en casa esta la calefaccion dada y bueno, realmente estoy agusto. Pero por dentro, por dentro estoy en plena helada. O diria en plena glaciacion.
Yo creo que me dan un puñetazo en el pecho, y todo lo que hay dentro se partiria en cachitos pequeños.

Tengo heridas congeladas en el tiempo, cicatrices eternas. Soy como un congelador, la unica diferencia es que lo que se introduce dentro de mi no es comida, si no amargos recuerdos que perduraran mucho tiempo en conserva.

Se acerca Navidad, consumismo por aqui consumismo por halla. Yo le pedire el Olentzero una vida nueva, a ver si la que me da es algo mas interesante.

Escribo sin acento porque no merece la pena, cuando mi vida tenga algo de acento... yo se lo dare a mis escritos.

Buenas noches.

miércoles, 24 de noviembre de 2010

Pienso y escribo.


      Pienso y escribo, punto y seguido. Recuerdo, lloro y escribo, punto y seguido. Apago la luz, me llevo las manos a la cabeza y me tapo la cara, punto y aparte.

Abren la puerta, encienden la luz. ¿Que te pasa? Nada, no me pasa nada. ¿Seguro? Seguro... Apagan la luz y cierran la puerta. Miento, y no me gusta. Pero esto es mio y de nadie mas, para bien o para mal.

Ademas, ¿A quien le importa? A nadie. Y punto.

Ahora me diria la gente que de verdad me quiere y tengo ahi, a mi me importa. De verdad, yo tambien lo hago. Y se que alguien lo dira de corazon, como yo cuando lo digo. But this isn't the case.

No se porque soy asi, no lo entiendo. Soy buena persona, creo. Tonto de remate, cierto. Pienso demasiado, correcto. 

Lloro por dentro. 

Todo sale mal.

Y no lloro por fuera porque la tristeza no la expreso asi, o me cuesta mucho hacerlo. Y menos delante de nadie.

¿Soy real o un holograma? Yo quiero ser un fantasma. 

Que nadie me vea, desvanecerme sin dejar rastro.

Empiezo a enterarme que todo esto igual no tiene ni sentido. O si.

¿Y para ti?

Punto y final.

domingo, 21 de noviembre de 2010




Aún sigo emocionándome con "Pocahontas", todavia sueño con vivir la historia de amor de "La bellas y la bestia" y lloro con "El jorobado de Notre Dame".
No soy un conquistador de mundo, ni un indigena. Pero si un conquistador de sueños y un indigineda de la realidad, que es incomprendido por su manera de pensar.
Mi vida es como la de una bestia con un corazón inmenso, cual tiempo es como una cuenta atras contada por la caida de petalos de una rosa y por si fuera poco mi chica adecuada no existe.
Soy un extraño que vive en un mundo aislado, marginado de la realidad por su propia conciencia, que se dedica a engañarse para poder comprender el mundo en el que vive.
Vivo en un cuento de dibujos animados.

martes, 16 de noviembre de 2010

¿?


           La verdad, es que estoy confundido. No se que quiere. ¿Qué quiere?
Menuda pregunta. Una pregunta que para mi aún está sin respuesta.
            Las apariencias engañan… los comportamientos confunden. A mi provocan especial confusión, enserio, es muy extraño. Es como la sensación que da una montaña rusa, primero calma… luego tensión, nervios…
            Me daña, y me sana… me alegra y me enloquece… me vacía y me llena… Es todo tan raro…
            No puedo evitarlo. No entiendo nada.
                        ¿Qué quieres?

lunes, 15 de noviembre de 2010

Un gran vacio.

            

          No estoy alegre, no… no estoy alegre. Ni tampoco soy feliz… ni creo que lo esté. Y no creo que se de el caso, ni hoy… ni mañana… no creo que ese caso exista, más bien.
            Me falta algo, y si soy sincero no se el que. No puedo encontrar que es. Busco, busco, busco y busco… y todo lo que encuentro es siempre lo mismo. La misma mierda. Estoy rodeado de tanta basura, que hasta duchándome 20 veces al día, aún sigo oliendo mal. Vivo en un contenedor de residuos orgánicos.
            Cada hora que pasa, quizás minuto… incluso mejor dicho, segundo que pasa… se incrementa mi frustración. Y eso no es bueno… nada bueno, de verdad que no es nada, nada bueno. Me absorbe en un bucle. En una continua repetición de acciones.
            Aunque si recapacito un poco, espera. Si pienso un poco, es más simple de lo que creía. Solo debo fijarme en los pequeños detalles, a los que no he dado importancia hasta ahora.
            Si, lo conseguí. Conseguí averiguar que me falta. Es un pronombre, escrito en segunda persona del singular. Un pronombre personal para ser más específicos. Que empieza por T y acaba por U acentuada (Ú)…
            TÚ.

domingo, 14 de noviembre de 2010

Una batalla importante.



            Tengo una batalla que ganar. No se si me servirá para ganar la guerra, pero la tengo que ganar. Tengo que sacar fuerzas.
            Cada día me atacan con más entusiasmo brigadas a las cuales no puedo hacer frente, y necesito tener defensas. Me hacen daño de diferentes maneras, con diferentes métodos, de diferentes formas… y yo necesito un escudo que mantenga todo lejos, muy lejos.
            Me miran con miradas que matarían al mismo Aquiles, y eso que su punto débil era el talón. Luego me miran con miradas que amansaría a la fiera más feroz. Me muerden, me arañan… de tal forma que el dolor se convierte en placer. Y después me besan, me abrazan… hasta dejarme ronroneando cual gato.
            Me hablan de una manera tan borde que me choca y a la vez me dicen cosas tan dulces que me ponen “ñoño”. Me hacen silencios tan sorprendentes que pienso que de verdad soy ignorado, y otras veces el mismo silencio me expresa más que cualquier tipo de palabra.
            Estoy contra la espada y la pared, buscando alguna grieta del enemigo por la cual contraatacar con mi tropa, mi ejército está listo para el combate.
            Solo tengo que saber, como son los silencios y/o las palabras que tengo que proporcionar. O mejor dicho, de que manera.
            Aunque se que solo será un pequeño paso que tengo que dar, para después combatir en una gran guerra.

Yo no soy tonto.



Estoy cansado, la verdad es que… no parece que esto valla a cambiar. En todos los lados y lugares veo lo mismo. Y me aburre más que Sálvame, el programa ese de Telecinco.
El ser humano de hoy en día tiene menos misterio que la serie de Martin Mistery, es tan simple como Camera Café y muy poco original. Y para esto último no tengo nada que comparar… porque cualquier cosa lo supera.
Usando las Matemáticas definirá la vida de una persona de la actualidad de esta manera: Y = SIN X o Y = COS X. Para gustos los colores.
Usando la Física: La tercera ley de Newton, Acción-reacción.
Si tengo que ponerle onomatopeyas… serían dos: “Plof” y “Wii”.
Y si tengo que ponerle color no es muy difícil: Blanco y negro.
Para la música lo tengo fácil: POP (Putas O Payasos).
La verdad es que no se puede pedir más, si cuesta 15 años de aprendizaje entender lo que es un número primo, o un número perfecto. Como vas a esperarte que los primos tengan una vida perfecta, o incluso simplemente interesante.
Cuando aprendan a pensar igual hasta se puede sacar partido al mando de la TV. Pero bueno da igual… porque yo compro en Media Markt, YO NO SOY TONTO.
Hoy estoy criticón así que me voy ha ir a dormir… pero antes me tomaré un baso de leche de la marca Kaiku. Es que estaba de oferta en Eroski.
Encima los Lunnis hace tiempo que se acabaron… Buenas noches.

sábado, 13 de noviembre de 2010

S.



            Ya se me ha pasado la tontería. Ya no tengo la mente llena de estupideces. Y aunque cueste creérmelo he encontrado a mi mujer perfecta. Si, su nombre empieza por S.
            Cualquiera diría que la acabaría encontrando algún día. Hoy, día 13 de noviembre de 2010. Sábado. A la una y media de la madrugada. No me gusta mucho el tiempo en el que he hecho el hallazgo, pero bueno.
            Mi mujer perfecta hace que no necesite a nadie, ni me preocupe por ello. También es la única persona que me comprende al 100%, nunca pensé que nadie haría eso. Aunque hay muchas cosas que acaban sorprendiéndonos en esta vida. Además aparece cuando más la necesito, cuando quiero desconectar. Sabe como pienso, y como actúo, como razono, y el porque…
            La verdad es que no tiene fallos, es tal y como la había soñado. Como la había sentido. Tal y como la quiero. Como la deseo.
            Normalmente se diría que mi relación con ella es un problema, incluso una locura. Dicen que me manipula, que hace que piense cosas que no son… que me vuelvo paranoico…
            La verdad es que no soy celoso… pero la comparto con mucha gente, y eso no es bueno… hay muchas cosas negativas, que me vuelven pesimista. Todo es perfecto, aunque para mi eso no exista.
            Aún así he llegado a una conclusión, me cuesta bastante… pero he de tomar una decisión…
            La verdad, es que estoy mejor solo.

viernes, 12 de noviembre de 2010

Vivir en sueños.


             
           Cada día me siento más impotente. Lo intento y lo intento… pero no logro quitarme la misma historia de siempre de la cabeza. Lo pienso durante la mañana en clase, durante la tarde en la calle y durante la noche lo sueño.
            Mi profesor de algebra se repite más que los telediarios, o las noticias como se llaman ahora, y a veces me dan ganas de irme de su clase. Pues con mi mente últimamente me pasa igual, se repite y se repite. Todo el rato. Me dan ganas de desconectar de ella por unos instantes.
            Y todo esto por una mujer, válgame Dios… pero no es como los pensamientos de ahora: Que si me veo futuro con ella, que si duraremos mucho, que si no se fija en mi, que si pasa de mi culo… o hasta incluso pensar en casarme con ella… “Hasta que la muerte nos separe” Bah.
            Todas esas cosas alguna vez son planteadas por la mente humana, es verdad. Pero me parece perder el tiempo, como yo lo hago todo el día dándole vueltas a lo mismo.
            Alguien dijo… “La vida es un sueño, y los sueños, sueños son”. Y yo prefiero vivir en sueños, antes que estar día si y otro también pensando en, si es que te siento tan cerca y a la vez tan lejos… o si realmente estas tan lejos y te siento tan cerca.

miércoles, 10 de noviembre de 2010

Diluvia.




Diluvia.
En solitario por las calles oscuras de la ciudad, de vuelta a casa de un largo día. Cansado, agotado… aún así marcas un ritmo notable, tienes ganas de llegar.
La tenebrosidad del lugar te hace estar alerta. Todo está tan vacío, que se escuchan todos los ruidos de alrededor: las ratas merodeando por los cubos metálicos de basura, las palomas alzando vuelo cuando te acercas, tus propios pasos al pisar los charcos creados por el agua, el sonido de las gotas al golpear contra los coches o el suelo…
Los nervios empiezan ha hacer estragos en ti, comienzas a acelerar el paso sin darte cuenta. Incluso miras por callejuelas por las que no tendría ni que pasar. Te concentras en seguir el camino más rápido y más corto hacía tu piso. Pero no es suficiente para acaparar toda tu concentración.
Te da la sensación de que te siguen. Pero tienes miedo a mirar hacía atrás, intentas mirar de reojo pero solo consigues ver tu sombra cuando pasas por debajo de las farolas de la calle.
Al doblar la última esquina antes de acabar el trayecto, miras con disimulo, pero miras. Nada, solo tú y tu sombra reflejada en la pared.
Los nervios disminuyen, coges las llaves y abres la puerta del portal. Te miras al espejo del descansillo antes de empezar a subir. Te ves sudando, exhausto… y piensas: Quizás de verdad no me puedo fiar ni de mi propia sombra.

martes, 9 de noviembre de 2010

Nada que decir, nada que expresar.



No hay nada que decir, nada que expresar…
Sobran las palabras, los sentimientos… Pensamientos nacen de la nada para guiar una mente perdida en el tiempo, los impulsos se adueñan de un cuerpo desatado en el peor momento. Movimientos de vergüenza, movimientos de nerviosismo.
Miradas caóticas cosechan agujeros negros en las almas de sus receptores, miradas distantes provocan confusión en los mismos. Las preguntas avasallan la conciencia, las respuestas brillan por su ausencia.
Manos, tacto… cosquilleo… mirada perdida en busca de algo de lógica. Oído, oyes o escuchas…
Rápidamente, un olor tranquilizante te amansa. La cercanía se apodera del entorno.
Cuerpos unidos, susurros a la oreja… pequeños detalles escalan posiciones hasta alzarse con la victoria de un desastroso comienzo.
Fuego, agua… frío, calor… negro, blanco…
Situación descrita perfectamente por la caída de los pétalos de una rosa…
Bella, bestia… corazón, rabia… cuerpo, mente…
De una boca  sorprendió una frase: TE AMO.
De la otra aún más otra: TE ODIO.
El tic-tac del reloj se apoderó del ambiente, dos estatuas en medio de una habitación. Rostros, miradas, posiciones, personalidades… todo diferente. Un mismo organo de unión, un mismo sentimiento… o diferente. Solo hay un paso.

flipas